Cuento de Papá Noel para leer + audiocuento gratis

Cuento de Papá Noel

Se acercan las Navidades y los papás buscan un bonito cuento de Papá Noel para leer a su peque, una historia llena de magia e ilusión, pero también rica en valores y que ponga de relieve el auténtico espíritu de la Navidad. Este cuento de Papá Noel que os dejamos reúne esos requisitos, poniendo en valor la solidaridad, la bondad y la generosidad.

En “Misión: salvar la Navidad”, Mumablue, el pequeño protagonista se enfrenta a un gran reto. Papá Noel ha sufrido un aparatoso accidente de trineo en Nochebuena y no podrá hacerse cargo de la entrega de los regalos. Mumablue deberá tomar las riendas (del trineo y de la situación) y sustituir a Papá Noel repartiendo regalos por el mundo. Será al visitar una casa muy pobre cuando se dé cuenta de que en el mundo existen niños que no pueden siquiera tener un regalo de Navidad, lo que desembocará en un bonito acto de generosidad por su parte.

Audiocuento de Papá Noel. ¡Escúchalo!

Más abajo tienes disponible el texto de “Misión: salvar la Navidad”, pero si lo prefieres podéis escucharlo directamente en su mágica versión en audiocuento, narrado en segunda persona para que tu peque sienta que es el protagonista de la historia.

Música Public Domain: Música navideña instumental y Música navideña sin copyright, de TMSC;  Música Creative Commons 3.0: Holiday Weasel, por Kevin MacLeod.

¿Te gustaría personalizar esta historia para tu peque y que se convierta en el único protagonista con su nombre y su avatar? ¡Pincha en la imagen! Es un regalo único.

cuento de Papá Noel

Si prefieres leérselo directamente a tu peque, aquí tienes el texto. Puedes poner estas melodías navideñas de fondo para hacerlo aún más mágico.

Cuento de Papá Noel para leer: “Misión: salvar la Navidad”

Es Nochebuena y Mumablue no puede dormir. Siente un hormigueo en la tripa. ¡Está demasiado entusiasmado ante la llegada de Papá Noel! Este año se ha portado muy bien, así que ha pedido tres regalos en su carta. ¡Está convencido de que Papá Noel se los traerá todos!

Justo cuando Mumablue logra conciliar el sueño, un gran estruendo lo despierta. A través de la ventana, distingue el trineo de Papá Noel. ¡Ha chocado contra un árbol! Mumablue corre hacia la calle a toda velocidad para ayudar a Papá Noel, quien ha salido disparado y yace en el suelo.

-Esto me pasa por no abrocharme el cinturón de seguridad -se lamenta el viejo bonachón.

Una vez liberado el trineo, Papá Noel se muestra mareado, cojea y no se encuentra bien. Mumablue le invita a entrar en casa y le ayuda a tumbarse en el sofá.

-Te agradezco mucho tu ayuda. Eres un niño muy bueno… -dice Papá Noel.
– Me llamo Mumablue. ¡No tienes que agradecerme nada, lo hago encantado!

Pasan los minutos, pero Papá Noel no mejora. Está un poquito nervioso porque este incidente podría arruinar el reparto de los regalos.. Papá Noel piensa que la única solución es que Mumablue se haga cargo de las entregas.

-No puedo levantarme, me da vueltas la cabeza… ¿Podrías repartir los regalos por mi? -pide Papá Noel.
-¡Por supuesto que sí! Explícame cómo debo hacerlo -acepta Mumablue.

Con dificultad, Papá Noel se levanta y camina hasta su trineo. Los renos parecen muy preocupados y comienzan a inquietarse. Papá Noel los tranquiliza mientras hace que Mumablue los acaricie para que los animales se familiaricen con su olor.
Te presento a Brioso, Danzarín, Bromista, Cometa, Saltarín, Cupido, Trueno, Relámpago… ¡Y, por supuesto, a Rodolfo!

Papá Noel enseña a Mumablue a utilizar el ordenador de a bordo. Contiene todas direcciones de las entregas y se encarga de guiar a Papá Noel en caso de que las nubes oculten la estrella polar. Resultará muy útil para Mumablue, pues aún no sabe guiarse por las estrellas.

– Esta pantalla indica qué paquetes van a cada casa -señala Papá Noel.
– ¡Estupendo! Así no tendré miedo a equivocarme -responde Mumablue.
– Recuerda que debes dejar los regalos según la tradición de cada familia: bajo el árbol, en el calcetín o junto al par de zapatos.

El farolillo mágico es lo que más asombra a Mumablue. Permite ver con absoluta claridad sin que nadie se despierte, pues su luz no es percibida por las personas.

-Le pedí a mis elfos que inventaran este artilugio porque estaba harto de darme golpes en las espinillas contra los muebles -recuerda Papá Noel, satisfecho con su idea.

Para terminar, Papá Noel ata a la muñeca de Mumablue su reloj mágico, capaz de hacer que el tiempo pase más despacio para poder entregar todos los regalos en una sola noche.

-¡Y si algún niño o niña se despierta, podrás parar el tiempo y pasar por delante de sus narices sin que te vea! Ho, ho, ho -ríe Papá Noel.

Después de hacer un montón de preguntas, Mumablue lo tiene todo claro. Así que se sube al trineo, se despide de Papá Noel y agita las riendas. Los renos se ponen en marcha y el trineo se eleva suavemente.

-¡Y no olvides abrocharte el cinturón de seguridad! -grita Papá Noel mientras Mumablue se aleja por el aire.

En su primera parada Mumablue está muy nervioso, teme olvidar alguna indicación y que la entrega de regalos no le salga bien. Pero sabe que la misión es muy importante, así que respira hondo y se lanza por la chimenea.

Una vez en el interior de la casa, enciende el farolillo mágico y coloca los regalos bajo el árbol ¡Ha sido muy fácil! Más tranquilo y confiado, reanuda su viaje sin entretenerse. ¡Le queda todo un mundo por delante!

Mumablue no se siente cansado a pesar de que lleva ya miles de casas recorridas. Los distintos tipos de comida que le dejan como obsequio en muchos hogares le llenan de una misteriosa energía: turrón, galletas de jengibre, pasteles de frutas… Saborea cada una de esas delicias sin prisa, mientras el reloj mágico hace que el tiempo pase más despacio.

-¡Me encantaría tener uno como este! -le dice Mumablue al reno Rodolfo.

Tras visitar infinidad de casas llenas de bonitos y coloridos adornos navideños, Mumablue llega a una vivienda muy distinta. Nada decora su puerta o sus ventanas y se nota que es una casa muy vieja. El ordenador le muestra que los regalos no contienen juguetes, sino objetos de uso doméstico.
“Qué raro, ¿será que aquí no vive ningún niño?” -piensa Mumablue.

Una vez en el interior de la casa, Mumablue se muestra todavía más confundido. Está claro que allí viven niños. Lo sabe por los pequeños calcetines que cuelgan sobre la chimenea. Se ven todos remendados. Un ruido de pasos que se acercan saca a Mumablue de su ensimismamiento y lo pone alerta.

Con extraordinaria rapidez, Mumablue pulsa el botón de parar el tiempo del reloj mágico. ¡No puede permitir que le descubran! El causante de los pasos es un niño de unos cuatro años que ha quedado petrificado al detenerse el tiempo. Según el listado, se trata del pequeño Timmy. Pero… ¿Es posible que Timmy le haya pedido a Papá Noel una sartén?

Entonces Mumablue se da cuenta de lo que ocurre. La familia es tan pobre que los niños han encargado objetos que se necesitan en casa, utensilios que harán más fácil la vida para todos. Mumablue está muy conmovido. ¡No es justo que en el mundo haya niños que no puedan siquiera tener un regalo de Navidad!

¡No, señor! ¡Eso no puede ser! Al menos, no lo será mientras dependa de él. De manera que Mumablue corre al trineo en busca de sus propios regalos. Delicadamente coloca sus paquetes junto a los otros. Mumablue se regocija pensando en lo contentos que se pondrán Timmy y sus hermanos cuando despierten y descubran la sorpresa!

Tras visitar otras muchas casas más, Mumablue regresa con la misión cumplida. Cuando Papá Noel revisa si las entregas están correctas, el ordenador marca una incidencia: los regalos de Mumablue están en otra casa. Papá Noel sonríe enternecido: se ha dado cuenta de que no se trata de un fallo sino de un acto de generosidad.
-Todo correcto, Mumablue. Has conseguido que ningún niño se quede sin regalo de Navidad. -dice Papá Noel con disimulo mientras se despide chocando los cinco.

En la mañana de Navidad no hay ningún paquete para Mumablue.. Su familia está muy asombrada porque saben que Mumablue se ha portado muy bien.
-Le pedí a Papá Noel que le llevara mis regalos a otros niños que los necesitaran más que yo- explica Mumablue, mientras imagina con ilusión la alegría que se llevarán Timmy y sus hermanos cuando descubran sus regalos.

En ese momento llaman a la puerta. Al abrir, Mumablue descubre un misterioso paquete para él. Lo acompaña una nota que dice: “¿Pensabas que no me enteraría de tu acto de generosidad? Pequeño Mumablue… ¡Papá Noel lo sabe todo! Gracias por ser tan solidario. ¡Feliz Navidad, amigo!”

En el interior del paquete encuentra un regalo. Es justo lo que Mumablue quería: ¡Un reloj mágico, especial para él, con el que podrá controlar el tiempo!

cuento de Papá Noel

Otros cuentos de Navidad para leer y escuchar

Si te ha gustado este cuento con Papá Noel para leer, tenemos buenas noticias. Puedes encontrar muchos otros cuentos de Navidad para leer y escuchar, totalmente gratis, y disfrutar estas Navidades con las mejores historias, entre las que destaca nuestro audiocuento estrella: una versión fiel de la obra “Canción de Navidad”, de Charles Dickens. ¡Apta para toda la familia!

¡Y eso no es todo! Te dejamos una propuesta de regalo original para estas Navidades, un cuento de Papá Noel personalizado que siempre triunfa, de manera que tu peque podrá protagonizar la historia que acabáis de escuchar con su nombre propio y un avatar que puedes configurar acorde a sus rasgos físicos que aparecerá en todas y cada una de las ilustraciones del cuento.

Si quieres hacer un regalo inolvidable, de gran valor sentimental, “(Nombre de tu peque) salva la Navidad” es el cuento de Papá Noel personalizado con el que aprenderá en primera persona los valores del auténtico espíritu de la Navidad.